12/9/12

La milonga: sus costumbres y sus códigos

"Milonga" se llama a los clubes de tango, a los salones donde se va a bailar.

Los bailes en las milongas se dividen por selecciones musicales llamadas "tandas". Cada tanda tiene 3 o 4 temas, siempre tocados por la misma orquesta. Las tandas están divididas por un fragmento musical no bailable que se denomina "cortina". Las tandas se suceden rotativas entre los tres ritmos de costumbre: tango, milonga y vals criollo. A veces se toca una tanda de música tropical o jazz, para volver luego al tango.

Una costumbre para sacar a bailar en la milonga es que las personas se miran de lejos y con un leve cabeceo, se ponen de acuerdo. Entonces, se levantan, la dama camina hacia la pista y el caballero se dirige hacia ella. Nunca ella debe ir hacia él. Esta costumbre se conserva de la época en que las mujeres iban al baile acompañadas de la madre y los hombres de lejos las invitaban a bailar. También quedó esta costumbre para evitar la negativa explícita a una invitación a bailar: muchas mujeres disimulan que no vieron y siguen con una mirada dispersa por el salón. De esta manera, este código resulta muy cómodo y poco comprometido.

Generalmente no se habla al bailar y siempre, siguiendo la ronda anti-horaria, cuidamos para no cruzarnos por el medio de la pista. Los que tienen mayor facilidad en desplazarse por la ronda, es decir, los buenos bailarines, bailan con preferencia por las mesas, que antiguamente era la manera de lucirse ante el público que no bailaba. Los que tienen mayor dificultad, bailan en el centro, porque tienen que desplazarse menos.

Hay reglas que no se pueden romper...

Se baila toda una tanda con la misma persona. Entre tema y tema hay una pausa que se usa para charlar con  el compañero. Sirve también para escuchar la música que sigue y prepararse para ejecutarla.

La mujer debe esperar a que el hombre la abrace primero. Esta costumbre también viene de la misma época que el cabecero, porque era el único momento en que la mujer estaba sola, es decir sin su madre o sin la persona que la cuidaba (por lo general enviada por el padre, y que solía ser el hermano menor, tío, primo...).

Cuando se está bailando y se dice "gracias", significa que esta persona ya no quiere seguir bailando. En caso contrario no se debe agradecer hasta el final de la tanda. Al terminar ésta, es costumbre que el caballero acompañe a la dama hasta su mesa.

Actualmente, la mujer milonguera suele ir sola a la milonga y comparte mesa con otras mujeres. Si una mujer va acompañada, nadie la sacará a bailar esa noche, excepto si su compañero de mesa ya está bailando con otra persona. Por lo general, no sacarán a una mujer que se encuentre en compañía de un hombre en la mesa.

Podemos estar de acuerdo o no con estos códigos de la milonga pero lo cierto es que... Bailar tango es... una declaración de amor...

Vista de una milonga bonairense
Vista de la milonga LA NACIONAL de Juan Lencina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario